17 de septiembre de 2011

Antidepresivos IMAOs

Seguimos con la serie que habíamos dejado apartada por un momento para hablar, inevitablemente, acerca de "Hedonimo Sostenible" de E.Hidalgo. Un libro en el que vuelvo a insistir acerca de la necesidad de hacerle una lectura, ya se sea partidario o enemigo de la llamada "Guerra contra las Drogas".

En la entrada de hoy, nos vamos a ocupar de los antidepresivos más antiguos que existen y por qué no decirlo ya, seguramente los potencialmente más peligrosos a pesar de que en los últimos años se ha conseguido rebajar este grado de peligrosidad: los inhibidores de la monoamino-oxidasa ó IMAOs

Antes de entrar en temática, el lector debería recordar que la monoamina-oxidasa es una enzima cuya función principal en el tema que nos ocupa es la de destruir los neurotransmisores aminérgicos. ¿Recuerdan? . Esto tendría una lógica apoyada en la hipótesis monoaminérgica que comentábamos en la entrada anterior: a más aminas en los espacios interneurales menos depresión, y viceversa.

Existen dos subtipos de MAO: la denominada MAO-A y la denominada MAO-B. La primera de ellas, se encarga de metabolizar la serotonina y la noradrenalina. La MAO-B metaboliza la fenetilamina y convierte algunos sustratos aminérgicos en toxinas. Las dos metabolizan la dopamina.

El mecanismo de acción de los IMAOs es bastante sencillo de comprender : si en teoría lo que se pretende es que haya más neurotransmisores aminérgicos (5-HT, DA y Na, principalmente) enviando sus mensajes, la lógica sugiere que si se inhibe la enzima encargada de destruir parte (recordemos que hay otros mecanismos de metabolización : más enzimas, transportadores ó bombas de recaptación...) de estos neurotransmisores habrá mayor disponibilidad de estos.

En su origen, todos los fármacos IMAOs eran irreversibles y no selectivos. Es decir, inhibían de por vida la enzima -y los dos subtipos- destruyéndola, de manera que la función que cumplía esta no volvía a estar operativa hasta que se volvía a crear una nueva MAO. Como ya comentaremos más adelante, esto era una fuente de problemas ya que la MAO está implicada en la destrucción de otros elementos tales como la tiramina, una amina que se encuentra en muchos alimentos y cuyos efectos van desde dolores de cabeza hasta subidas de la presión arterial. Por tanto, como ya adelantará el lector, destruir la enzima que se encarga a su vez de destruir esta monoamina puede resultar en muchos casos peligroso para el organismo, principalmente por el riesgo de sufrir una crisis hipertensiva con resultados poco agradables.

Con el paso del tiempo se desarrollaron los IMAOs reversibles y selectivos. Los IRMA (Inhibidores Reversibles de la MAO-A) y los inhibidores selectivos de la MAO-B. Cabe decir, que la inhibición de la MAO-A está asociada a los efectos antidepresivos y al riesgo de sufrir crisis hipertensivas, mientras que la inhibición de la MAO-B está asociada a la prevención de algunos procesos neurodegenerativos.


- Inhibidores de la monoamina-oxidasa - 

IMAOs clásicos e irreversibles:

- Fenelcina
- Tranilcipromina 
- Isocarboxácida.

IRMAs:

- Moclobemida

Inhibidores selectivos de la MAO-B:

- Selegilina





Para terminar con la entrada, haremos referencia al riesgo de crisis hipertensiva derivada del consumo de ciertos alimentos mientras se está en tratamiento con IMAOs - principalmente irreversibles-. 

Este siempre ha sido uno de los riesgos a los que se enfrentaban los pacientes. En cualquier caso, se ha visto bastante reducido tras la introducción de los IMAOs reversibles. En estos casos, cuando hay una elevada concentración de tiramina proveniente del alimento, o incluso de noradrenalina favorecida por ésta última, la enzima puede liberarse del IMAO con la consiguiente recuperación de su función que no es otra que metabolizar, en este caso, la tiramina y la NA. De esta manera, el riesgo de crisis hipertensiva queda considerablemente reducida. 

Fue un gran avance ya que la lista de alimentos con presencia de tiramina es bastante elevada. A saber:

- Vino tinto, Chianti* y cerveza
- Quesos curados
- Conservas de pescado o carne, escabeches, adobos y ahumados 
- Patés de hígados y foie-gras 
- Hígado
- Embutidos fermentados
- Caracoles 
- Setas Habas
- Plátanos, Aguacates
-Arenques
-Caviar 
-Concentrados de carne Chocolates

Medicamentos con probable interacción con los IMAOs:

-Antigripales 
-Descongestionantes nasales 
-Antipiréticos 
-Anestésicos locales





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada